30 de enero de 2014

Los besos no se gastan - Raquel Martos


SINOPSIS:

Esta historia, que no es de princesas, comienza en aquella España setentera con dos cadenas de televisión, casi siempre en blanco y negro. Esa época en la que para vivir una aventura sólo había que bajar a la calle con el bocadillo.En aquel tiempo tan lejano y no siempre tan feliz, Lucía, con el pelo a trasquilones, y Eva, a la que le encanta comerse crudas las judías verdes, tienen siete años y están forjando una amistad inquebrantable.Más de treinta años después, Lucía es una implacable directora de recursos humanos que no sabe enamorarse. Eva, al borde de los cuarenta, es una actriz retirada que está hechizada por su hija Lola y atrapada en un matrimonio roto.Lucía no puede imaginar que Eva le va a pedir el favor más importante de su vida.


Yo no sé como me hago, pero siempre elijo novelas de lloreras, a ver si cambio mi lista porque esto es horrible, creo que ya no me quedan más lágrimas. Vaya días llevo.

Es una novela, que al principio no te llama la atención, tiene una bonita portada, pero parece fría, una novela más. Quizás las protagonistas sean un poco convencionales, pero tienen su evolución según van viviendo sus historias y tiene un final moral importante.

La historia trata de dos niñas, bien distintas de carácter, se hacen “las mejores amigas” y nos van contando que va ocurriendo a lo largo de su vida. Está narrado mediante primera persona tanto de Eva como de Lucía y por ello se va haciendo muy ameno y nada aburrido con la diferente visión de la misma situación en algunos casos; son 29 capítulos en los que se van intercalando la vida anterior de ellas desde su niñez hasta su separación y la vida actual de ellas.

Nos va ofreciendo las dos caras de la moneda, la visión de Lucía, una niña que sufre la pérdida de su madre que encuentra a Eva, una niña rubia que es mucho más tímida que ella. Lucía es la valiente, la echa pa’lante mientras que Eva es la insegura. Tras años sin verse un día se encuentran y descubren que la amistad no se ha roto, que ahí sigue y vuelven otra vez a reencontrarse. No voy a contar nada más, porque me gustaría que descubrierais el final que hay, es muy bonito y conmovedor. La verdad es que mientras iba leyendo me iba imaginando el final, y no me equivoqué.

Me ha encantado en general, nunca creí que este libro fuera así, ya os digo, pero ha sido muy ameno, muy fresco, muy natural. Tiene de todo, grandes frases de abuela, grandes frases de niñas; amor, amistad, familia: la vida en general.

Me he sentido francamente empatizada con Eva, soy tan ella, que digo "debe de haber unas cuántas Evas en la vida"; y siempre "las Evas tenemos una Lucía que esté ahí para siempre y nos cuide siempre".

En resumen, una novela divertida, amena, optimista (al fin y al cabo) y que te plantea que hay que besar, besar y besar, porque, como dice el título, los besos no se gastan.







Image and video hosting by TinyPic

5 comentarios :

  1. Aunque no sería una lectura que eligiera por mí misma, ese optimismo del que hablas invita a su lectura. La tendré en cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Esta novela ya la había visto en algún otro blog y me la había anotado, me da la sensación de que tiene que ser una lectura entretenida y creo que me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi tambien me gusto bastante. Las dos protagonistas me gustaron bastante y me dio mucha pena eso que pasa pero tambien me rei y me emocione. El segundo libro de la autora no me ha gustado tanto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No conocía el libro, ¡así que gracias por su reseña! =)

    Besooooooos ^^

    ResponderEliminar
  5. Este es un libro que me encantó. Lo cogí por casualidad y, como bien has dicho, al principio no es que me llamara mucho la atención. Pero ahora puedo decir que es uno de mis favoritos. Me gustó mucho, tanto por los valores morales que transmite como por la manera en que está escrito.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...